DestacadoBaix EmpordàCiudades y pueblosGirona

Peratallada, un pueblo fortificado

Clica per puntuar
(Vots: 3 Mitjana: 4)

Peratallada es un bonito pueblo medieval situado en la comarca del Baix Empordà en la provincia de Girona, Cataluña. Es conocido por sus callejones empedrados, sus casas de piedra y su castillo. Su casco antiguo está rodeado de murallas y torres de defensa construidas en el siglo XI para proteger a la población. Sus callejones son el resultado de la historia del pueblo y hacen que caminar por ellos sea una auténtica experiencia. Por todo esto, Peratallada es considerada una de las localidades con más encanto de la zona.

Qué ver

La iglesia de Sant Esteve es el lugar ideal para comenzar la visita a Peratallada. Un antiguo templo medieval de finales del siglo XII.

Iglesia de Sant Esteve
Iglesia de Sant Esteve

Justo al cruzar la carretera, llegamos al Portal de la Virgen, una de las puertas de acceso mejor conservadas del pueblo.

Portal de la Virgen
Portal de la Virgen

Este conjunto fortificado está compuesto por varias torres, murallas y esta puerta donde antes había un puente levadizo. Una de las torres más destacadas y mejor conservadas es la Torre de las Hores, que data de los siglos XIII al XV. Fue reestructurada para albergar el reloj del pueblo en el siglo XX. Desde lo alto, se puede contemplar una magnífica vista de la llanura empordanesa.

Torre de las Horas
Torre de las Hores

Al entrar por este portal, llegarás directamente a la calle de la Roca, que es probablemente la calle más bonita y donde se encuentra la roca que fue tallada para construir los diferentes caminos, de ahí el origen del nombre del pueblo.

Antiguamente, sus calles estaban asentadas directamente sobre la piedra, pero al instalar un sistema de alcantarillado, se levantó la piedra y se empedraron las calles, conservando así su encanto.

Calle de la Roca
Calle de la Roca

En esta calle también encontrarás el arco de piedra. Si recorres toda la calle, llegarás a la plaza de los Esquiladores, donde podrás disfrutar de los rincones más fotogénicos del pueblo.

Arco de piedra
Arco de piedra

La plaza de los Esquiladores no cuenta con ningún monumento destacado, pero destaca por el conjunto de casas de ensueño que la rodean. El nombre de la plaza se debe a las reuniones de esquiladores que se celebraban una vez al año. Es el lugar ideal para tomar algo o comer.

Cerca de aquí, encontrarás una pequeña plaza, la plaza de l’Oli. Un lugar muy pequeño donde podrás disfrutar de la belleza de sus casas y degustar sus productos.

Plaza del Aceite
Plaza de l’Oli

Desde la misma plaza se puede ver la Torre del Homenaje. Una torre construida en los siglos XI y XII. El castillo de Peratallada, construido sobre una roca, ya no se conserva como tal, pero esta parte es la que está mejor preservada.

Torre del Homenaje
Torre del Homenaje

Aunque no se pueda visitar el castillo en su totalidad, existe la plaza del Castillo con la entrada principal al palacio del castillo. No se pueden hacer visitas, ya que es de propiedad privada.

Plaza del Castillo
Plaza del Castillo

La otra plaza más destacada de Peratallada es la plaza de las Voltes, donde se conservan los arcos de la época medieval. En este espacio, lleno de vitalidad, también encontrarás restaurantes con terrazas ideales para comer o tomar algo.

Desde la misma plaza se accede a la calle Mayor, donde podrás ver algunos de los rincones más hermosos del pueblo, junto con tiendas de artesanía.

Qué hacer

Visitar Peratallada significa perderse por sus calles y su núcleo histórico, que está muy bien conservado. El casco antiguo está prohibido para los coches de los visitantes, por lo que es una visita muy tranquila. También se pueden contratar diversas visitas guiadas para conocer todos sus atractivos.

En esta ruta por el pueblo, que seguramente estará llena de rincones fotográficos, también descubrirás muchos restaurantes. Para completar la visita a Peratallada, es recomendable probar el arroz a la cazuela.

Peratallada, un pueblo fortificado
Por último, el pueblo disfruta de un entorno privilegiado por la naturaleza y los campos que lo rodean. Hay varias opciones de rutas que se pueden hacer a pie o en bicicleta todo terreno. Por ejemplo, desde Vullpellac hasta Clots de Sant Julià, Canapost y Peratallada. Desde aquí se puede iniciar una ruta de 10 km hasta Pals.

Gastronomía

Peratallada cuenta con una oferta artesanal de calidad y restaurantes donde probar los platos típicos de la zona; una fusión entre la cocina catalana y la cocina mediterránea. El plato más típico es el arroz a la cazuela. También son destacables los postres y la carne a la brasa.

Peratallada, un pueblo fortificado
Arroz – El Borinot

Dónde comer

Hay varias opciones de lugares para comer o tomar algo en las plazas principales del pueblo. Si te pierdes por sus calles, también podrás encontrar algún restaurante escondido. Es recomendable verificar antes si están abiertos, ya que algunos cierran durante la temporada baja.

Puedes encontrar todos los restaurantes de Peratallada en Guiacat.

Dónde dormir

El pueblo y sus alrededores conservan muchas casas de campo que se alquilan para el turismo, son los alojamientos ideales desde donde completar la experiencia de conexión con la naturaleza y la historia de l’Empordanet.

Puedes encontrar todos los alojamientos rurales de Peratallada en Guiacat.

Fiestas

La Fiesta Mayor se celebra a principios de agosto y comienza con una cena popular para la población. Hay diversas actividades culturales para todas las edades.

La Feria de las Hierbas tiene lugar a finales de abril. Durante la jornada se organizan actividades para todas las edades, como talleres, charlas y exposiciones.

En el mes de octubre se celebra la Feria Medieval de Peratallada, donde cómicos, juglares y todo tipo de personajes de la época vuelven a ocupar el pueblo en una recreación de un mercado medieval.

Mejor momento para visitar

Se recomienda visitar el pueblo en primavera o en los meses de verano, excluyendo el mes de agosto. Durante el otoño y el invierno, no hay mucha actividad en el pueblo, pero a medida que se acerca el verano, se pueden ver sus calles y plazas llenas de gente.

Imprescindibles

  • Recorrer los callejones empedrados.
  • Observar las fachadas medievales.
  • Visitar el castillo de Peratallada.

Qué ver cerca de Peratallada

Peratallada está rodeada de localidades con mucho encanto medieval como Pals, Vulpellac, Palau-Sator, Ullastret y La Bisbal d’Empordà, donde también se puede visitar sus centros históricos. Además, rodeado de un entorno natural privilegiado caracterizado por los paisajes de la llanura y la costa del Baix Empordà.

Pals
Calle de Pals

Cómo llegar

En coche: Desde Barcelona, la forma más rápida es tomar la AP7 en dirección a Girona hasta la salida 9A, luego continuar por la C-35, C-65 y C-66, pasando por Platja d’Aro, hasta llegar a Vullpellac, donde encontrarás las indicaciones hacia Peratallada.

Desde Girona, debes tomar la N-II en dirección a Francia hasta el desvío de la C-66 hacia Banyoles. Sigue esta carretera hasta La Bisbal d’Empordà y Vullpellac.

En transporte público: Peratallada no está muy bien comunicada en transporte público, la única opción es ir en tren hasta Flaçà y tomar un autobús hasta el pueblo. También está comunicada por la línea de Begur – Girona. Se recomienda consultar los horarios con antelación.

Mapa

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba