Ciudades y pueblosCiudades y pueblosPlayas y calasPlayas y calas

Canet de Mar, contraste de matiz

Canet de Mar está situado en la comarca de El Maresme, entre Barcelona y Girona. Es un municipio abierto al mar que disfruta de más de dos kilómetros de costa y de un clima suave debido a su localización entre el Parque Natural del Carrilet y el Corredor. Sus playas, de arena y aguas transparentes, contrastan con el verde de los bosques y los edificios históricos, dando lugar a un entorno natural y artístico privilegiado en Cataluña.

Las vertientes de las montañas de El Guingueta llegan hasta Canet de Mar, formando el valle de Canet y los bosques de Pedracastell. Desde su cima, a unos trescientos metros de altitud, se puede contemplar el Montseny y gran parte de la costa.
En la zona, además de la vegetación autóctona, hay dólmenes neolíticos, restos ibéricos e iglesias medievales. A pie o en bicicleta, son varias las rutas señalizadas que se pueden recorrer por estos bosques, o por la costa. De esta manera, el turismo de playa se complementa con el rural o de montaña.

Canet de Mar posee uno de los patrimonios modernistas más importantes de Cataluña gracias, en parte, al arquitecto Lluís Domènech i Montaner, que vivió en la villa y desarrolló su trabajo. El más destacable es el conjunto museístico Casa Museo Lluís Domènech i Montaner que comprende la Masía Rocosa, del siglo XVII, y la casa Domènech, construida a principios del siglo XX por el arquitecto, su hijo y su yerno.

Además, siguiendo la ruta modernista, también se puede visitar el centro histórico y se puede seguir un recorrido para admirar las fachadas de los edificios modernistas, como el Ateneo, el Ayuntamiento y las casas Carbonell o Joaquim Floris, entre otros. Dentro de esta ruta también está la opción de visitar el taller de vidrieras artísticas, un oficio muy arraigado en Canet. En los bosques de Pedracastell, Domènech i Montaner construyó el Castell de Santa Florentina. Aunque hoy en día está habitado, se pueden hacer visitas guiadas para conocer su interior y su historia.

A ras de mar se encuentra una muestra de las antiguas casas de los americanos, aquellas personas que emigraron a las colonias españolas de Cuba e hicieron fortuna; así como del barrio marinero, donde todavía se conservan las casas de los antiguos navegantes. Tanto el barrio como la Plaza del pescado, que fue el centro del primer mercado del pueblo, datan del siglo XV.

El Paseo Marítimo de Canet, decorado con palmeras y árboles, recorre la línea de la costa hasta llegar a la población vecina de Arenys de Mar. Es un lugar ideal para disfrutar todo el año del mar y al mismo tiempo pasear, descansar o hacer deporte en las múltiples zonas habilitadas.

El municipio es conocido por su amplia oferta gastronómica. Son muchos los restaurantes especializados en cocina mediterránea y casera, donde se mezclan los ingredientes de mar y montaña. Entre ellos destacan las fresas, cultivadas en la zona, o los caracoles, que se cocinan de mil maneras diferentes. Para dar a conocer sus productos, Canet de Mar y los pueblos de alrededor organizan varias jornadas gastronómicas, como La Cocina del Bolet del Maresme, La Cocina del Pèsol del Maresme, uno de los productos más característicos de la comarca; la Cocina Marinera de El Maresme, donde los protagonistas son el pescado y el marisco; o la Maduixa de la Vallalta del Maresme, un fruto de sabor y textura únicos en el país.

El deporte también está muy presente en Canet de Mar. Los clubes náuticos promueven todo tipo de actividades marítimas, desde la vela al windsurf, pasando por el patín de vela, paseos con cayado o alquiler de embarcaciones para hacer excursiones a lo largo de la costa. También organizan competiciones náuticas, como el Campeonato de Cataluña de Patín Vela. Otros eventos deportivos que tienen lugar en la población son el Ironkids, una carrera destinada a niños y adolescentes; la Gran Caminata Popular; o el Torneo 4×4 Vóley Playa.

Canet de Mar es una población muy dinámica, como lo demuestran las muchas actividades, no sólo deportivas, sino culturales, que se llevan a cabo durante el año. Aparte de las dos Fiestas Mayores, se celebra el Festival de Re-percusión por el Odèon, el Festival de Música Clásica Castillo Santa Florentina, la Feria del Disco y el Coleccionismo o la Feria Mercado Modernista. Durante el mismo, la villa hace un viaje en el tiempo y se transforma en el Canet modernista de principios del siglo XX. Pero, quizás, el evento musical más importante es el CanetRock, el escaparate de la mejor música que se hace en Cataluña, que pretende ser un referente para la música.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba